Elecciones en Venezuela: sin colas ni “Resistencia”

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los activistas en el estado occidental de Táchira en Venezuela han estado durante años en la vanguardia de las manifestaciones contra el presidente Nicolás Maduro y han ayudado a liderar protestas violentas durante una elección el año pasado para crear una legislatura todopoderosa.

Pero los manifestantes juveniles apodados “La resistencia” no planean estar en las calles el domingo, cuando Maduro se presenta a la reelección en una votación que la oposición calificó de fraude.

La mayoría ni siquiera estará en el país.

Sus filas han sido diezmadas por la emigración debido a que la represión policial ha dejado a muchos en la cárcel o tratando de evitarla, y una crisis económica hiperinflacionaria ha llevado a muchos a buscar un indulto en las naciones vecinas de América Latina.

“Tuve que abandonar mi país debido a la persecución de mis compañeros y familiares, y por la falta de empleos y la economía terrible”, dijo a través de un mensaje de texto William Quintero, de 32 años, un activista que se mudó este mes a Colombia.

“Mientras este gobierno de izquierda permanezca en el poder, no lo veo como un país de oportunidades”.

Las protestas en todo el país comenzaron en 2014 en la capital del Táchira, San Cristóbal, y los críticos de Maduro construyeron barricadas en toda la ciudad montañosa andina, donde los habitantes tradicionalmente han sido conocidos por ser reservados y corteses.

Una segunda ola de protestas en todo el país en 2017 duró cuatro meses, culminando en la elección en julio de una legislatura conocida como la Asamblea Constituyente que ha otorgado poderes no controlados al gobernante Partido Socialista.

El gobierno de Maduro ha encarcelado a decenas de líderes de la oposición que van desde alcaldes hasta agitadores de estudiantes universitarios. La oposición los llama prisioneros políticos, pero Maduro dice que son terroristas que buscan derrocarlo.

“El setenta por ciento de los manifestantes abandonó el país en 2015, y el resto se fue en 2017”, dijo Miguel García, de 26 años, quien participó activamente en ambas rondas de protestas.

Se fue a Chile después de que su hermano fuera encarcelado por agentes de inteligencia en lo que los grupos de derechos humanos llamaron una detención arbitraria.

“Estamos seguros de que cuando caiga el gobierno, las puertas estarán abiertas y entonces podremos regresar al país”, dijo García.

Los manifestantes migraron

El domingo, Maduro se enfrenta al contendiente Henri Falcon, que está ignorando un boicot al voto de la coalición opositora Unidad Democrática, que dice que la votación es propensa al fraude por parte del Partido Socialista.

La coalición dijo que ni siquiera estaría en posición de documentar posibles fraudes porque se convocó a votar con tan poco tiempo de anticipación que no tuvo tiempo para preparar una red de testigos de mesas electorales.

Algunos activistas de la oposición han dicho que se reunirán en los centros de votación e instarán a la gente a no votar, pero no están planeando manifestaciones a gran escala.

Maduro insiste en que las elecciones serán libres y justas, y acusa a la oposición de negarse a participar porque sabe que no puede ganar.

Las encuestas muestran que su índice de aprobación ronda el 20 por ciento debido a la rabia de más del 14,000 por ciento de inflación anualizada, la escasez crónica de alimentos y medicinas y la creciente incidencia de desnutrición y enfermedades prevenibles.

Un programa de asistencia del gobierno creado por Maduro entrega cajas de productos básicos como aceite de cocina y arroz, pero está plagado de quejas de que favorece a quienes apoyan al Partido Socialista.

El gobierno de Maduro insiste en que es víctima de una “guerra económica” liderada por líderes de la oposición con la ayuda de Washington.

Fernando Márquez, de 24 años, es miembro del partido opositor Voluntad Popular y uno de los pocos activistas callejeros que permanecen en San Cristóbal. Dijo que la incapacidad de la oposición para desarrollar una estrategia clara contra Maduro ha desmotivado a los manifestantes y ha causado que el movimiento se marchite.

“El año pasado éramos un gran ejército, un ejército de jóvenes con un espíritu rebelde luchando contra una dictadura”, dijo Márquez, quien reconoció que casi todos sus amigos están ahora fuera del país.

En lugar de manifestarse el domingo, dijo, los activistas planean monitorear las estaciones de votación por irregularidades.

“Esto no es una elección, es un fraude”. Si protestamos, lo reconoceríamos como una elección “, dijo.

Reuters / Brian Ellsworth, Anggy Polanco

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: