Murió Stephen Hawking: 5 grandes aportes del prestigioso físico británico a la ciencia

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El físico y cosmólogo inglés, Stephen Hawking, murió este miércoles a los 76 años de edad. Hawking se hizo famoso al publicar sus teorías sobre el origen del universo y ponerlas al alcance del mundo entero.

A pesar de su terrible enfermedad, Hawking continuó su valioso trabajo académico por más de cinco décadas, luego que a los 21 años le diagnosticaran Esclerosis Lateral Amiotrófica.

Hawking es catalogado como uno de los grandes científicos de la era contemporánea junto con el físico Albert Einstein, no solo por sus teorías y descubrimientos sino además por la forma como tuvo que vivir.

El científico británico participaba activamente en foros y conferencias para discutir los últimos avances de la ciencia; no obstante que sufría una total paralización de su cuerpo.

A continuación, los 5 grandes aportes del prestigioso físico británico, Stephen Hawking a la ciencia, compilados en este trabajo original de BBC Mundo:

1. Los agujeros negros

Stephen Hawking dedicó toda su vida a trabajar sobre las leyes que gobiernan el universo.

Muchos de sus teoremas giran en torno a los agujeros negros, por lo que no se extrañen al verlos aparecer también en los siguientes puntos.

Un agujero negro es una región del espacio con una cantidad de masa concentrada tan grande que no existe la posibilidad de que algún objeto cercano escape a su atracción gravitacional.

La idea de los agujeros negros es muy anterior a Hawking: las primeras nociones datan del siglo XVIII y fue la Relatividad General de Einstein en 1915 la que hizo que se empezaran a tomar en serio.

Pero en los años 70, Hawking tomó como base los estudios de Einstein para lograr una descripción de la evolución de los agujeros negros desde la física cuántica.

Entre otras cosas, Hawking descubrió que los agujeros negros no son totalmente negros.

2. La radiación de Hawking

Según Hawking, los efectos de las física cuántica hacen que los agujeros negros brillen como cuerpos calientes, de ahí que pierdan parte de su negritud.

En 1976, y siguiendo los enunciados de la física cuántica, Hawking concluyó en su “Teoría de la Radiación” que los agujeros negros son capaces de emitir energía, perder materia e incluso terminar por desaparecer.

“El agujero negro sólo aparece en silueta pero luego se abre y revela información sobre lo que ha caído dentro”, explicó el científico.

“Eso nos permite cerciorarnos sobre el pasado y prever el futuro”, dijo en una ocasión.

3. Confirmación del Big Bang

El trabajo que hizo Hawking sobre los agujeros negros ayudó a probar la idea de que hubo una Gran Explosión o Big Bang al principio de todo.

Aunque había sido desarrollada en la década de los 40, la teoría del Big Bang aún no había sido aceptada por todos los cosmólogos.

Sin embargo, en colaboración con el matemático británico Roger Penrose, Hawking se dio cuenta de que los agujeros negros eran como el Big Bang al revés, lo que significó que las matemáticas que había usado para describir los citados agujeros negros también servían para describir el Big Bang.

Fue un momento clave para demostrar que el Big Bang realmente había ocurrido.

Uniendo todos estos conceptos, una de las afirmaciones más atrevidas de Hawking fue considerar que la Teoría General de la Relatividad de Einstein implicaba que el espacio y el tiempo tuvieron un principio en el Big Bang y tienen su fin en los agujeros negros.

“Aún si el universo llega a su fin, esto no ocurrirá hasta dentro de al menos 20 mil millones de años”. Stephen Hawking.

Lea el resto del artículo original en BBC Mundo

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: