La última jugada de Trump en la guerra comercial con China

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump junto al presidente de China, Xi Jinping

Los dos colosos de la economía mundial están enfrentados en una guerra comercial sin cuartel que viene escalando a niveles peligrosos, luego que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump impusiera elevados aranceles a los productos chinos que ingresan a ese país para obligar a China a negociar mejores términos comerciales.

En este artículo publicado en businessinsider.com se informa sobre el último ataque de Trump a los chinos, quienes no evaden la confrontación.

El presidente Donald Trump anunció que EE. UU. Se retiraría de la Unión Postal Universal, un tratado de 192 países que ayuda a establecer las tarifas de envío internacional.

La decisión parece ser un disparo directo a China.

Los productos chinos que ingresan a los Estados Unidos actualmente están sujetos a tarifas de envío más bajas, lo que hace que sea más barato enviar artículos a Estados Unidos.

El gobierno de Trump argumentó que esto le da una ventaja injusta a China e incentiva la importación de productos de imitación del país.

La medida es también la última salva en la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

El presidente Donald Trump anunció que EE. UU. Se retiraría de un oscuro tratado postal de 144 años, en lo que parece ser su último golpe directo a China.

El gobierno de Trump anunció el miércoles que EE. UU. Abandonaría el tratado de la Unión Postal Universal, un acuerdo de 1874 que ayuda a estandarizar las reglas postales entre la comunidad internacional.

El aspecto interesante de la decisión de la UPU es una adición más reciente al acuerdo. La UPU, que ahora está bajo el ámbito de las Naciones Unidas, establece las tarifas que pagan los servicios postales nacionales para enviar mercancías a nivel internacional. Según un acuerdo alcanzado en 1969, los países en desarrollo pueden enviar artículos más pequeños a tasas más bajas que las naciones desarrolladas como los EE. UU. La disposición está diseñada para ayudar a facilitar las exportaciones de los países más pequeños para dar un impulso a las economías en crecimiento.

Pero la disposición también permite que los productores chinos envíen artículos a los EE. UU. A tasas significativamente bajas incluso en comparación con las tarifas de envío nacional de EE. La administración de Trump dice que muchas empresas incluso ofrecen envíos gratuitos a los EE. UU. Desde China debido a estas tarifas más bajas, y como resultado, aproximadamente el 60% del envío entrante a los EE. UU. Proviene de China.

El tratado se modificó en 2016 para ajustar algunas de las ventajas para China después de las quejas de las administraciones estadounidenses de ambos partidos políticos. Pero el gobierno de Trump argumentó que los cambios eran insuficientes y que los chinos aún recibían un tratamiento especial. También dijo que las tarifas más baratas incentivan la compra de productos falsificados o falsificados de China.

Peter Navarro, el subproteccionista de Trump y asesor anti China, atacó la UPU como parte de un artículo de opinión del Financial Times en septiembre.

“Considere esto: cuesta más enviar un paquete a través del Servicio Postal de EE. UU. Desde Los Ángeles a Nueva York que lo que cuesta enviar ese mismo paquete desde Pekín a Nueva York”, escribió Navarro. “Esta inequidad coloca a las pequeñas empresas y fabricantes estadounidenses en una grave desventaja competitiva”.

La decisión de eliminar a Estados Unidos del tratado representa otro ataque a China en la guerra comercial en curso, ya que la administración Trump intenta forzar al país a realizar cambios económicos importantes y reducir el déficit comercial de Estados Unidos con el país.

Los aspectos más destacados de esa lucha comercial han sido los aranceles que cada país ha golpeado al otro. Trump impuso aranceles a más de $ 250 mil millones en importaciones chinas que ingresan a los Estados Unidos y ha amenazado con aranceles en otros $ 267 mil millones. China respondió con aranceles sobre $ 110 mil millones en productos estadounidenses, y el gobierno está preparado para avanzar con más restricciones.

La decisión también refleja la naturaleza creciente del conflicto con los chinos. Estados Unidos ha emprendido una serie de esfuerzos que apuntan a una escalada de su confrontación con Beijing, incluidas las sanciones a los miembros del Ministerio de Defensa de China y las denuncias de manipulación de las elecciones.

Traducción propia

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: