¿México se transformará en un Estado fallido como Venezuela?

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Nicolás Maduro y Andrés Manuel López Obrador.

Votos de México: Acosados ​​por la corrupción, la pobreza y la violencia endémica, los votantes mexicanos enviaron un mensaje de desesperación el domingo votando abrumadoramente para hacer del socialista Andrés Manuel López Obrador su próximo presidente. Esto es malo para los EE. UU., Pero aún peor para México.

El presidente Trump hizo lo bueno de los vecinos al felicitar a Obrador por su victoria y se comprometió a trabajar con él. Pero, de hecho, la victoria de Obrador es un mal presagio para las relaciones futuras.

Sus argumentos para las políticas que perseguirá una vez en el cargo suenan más como el fallecido dictador socialista venezolano Hugo Chávez que, digamos, Ronald Reagan o Margaret Thatcher.

Para empezar, Obrador promete renacionalizar la industria petrolera, suspender toda cooperación con las leyes de inmigración de Estados Unidos, otorgar amnistía a los cárteles de la droga, aumentar los subsidios agrícolas y eliminar la inversión “multinacional” en la agricultura, fomentar la migración masiva de mexicanos a los EE. UU. de los trabajadores en los Estados Unidos para impulsar el crecimiento de México.

Oye, esas ideas funcionaron muy bien en Venezuela después de la “Revolución Bolivariana” de Chávez, ¿por qué no en México?

Si crees que EE. UU. Simplemente se sentará y mirará mientras sucede esto, piénsalo de nuevo. Las relaciones entre Estados Unidos y México bajo el presidente Trump ya están tensas, y las disputas sobre el comercio y la inmigración están sacudiendo las aguas. Obrador, el autor de un libro titulado “Oye, Trump” (“Escucha, Trump”), pondrá a prueba la paciencia de Estados Unidos.

El caso de Venezuela es instructivo y continuo. Sus ciudadanos se dirigen desesperadamente a la frontera a medida que la economía socialista de la nación se derrumba, acosada por la escasez de alimentos, el creciente desempleo, las enfermedades desenfrenadas, el crimen y la inflación, ahora a un estratosférico 43,000% anual.

Desde 1999, el año en que los socialistas se hicieron cargo, la economía de Venezuela ha pasado de ser una de las más ricas de América Latina, con las reservas de petróleo más grandes del mundo, a una de las naciones más empobrecidas de América Latina, una que ahora importa petróleo y exporta gente.

“Las políticas económicas socialistas -controles de precios, nacionalizaciones de fábricas, adquisiciones gubernamentales de distribución de alimentos y similares- tienen costos humanos reales”, escribió James Kirchick en un editorial de Los Angeles Times en agosto pasado. “Ochenta por ciento de las panaderías venezolanas no tienen harina. Once por ciento de los niños menores de cinco años están desnutridos, la mortalidad infantil ha aumentado en 30% y la mortalidad materna ha aumentado 66%”.

Y desde entonces, las cosas han empeorado, si eso es imaginable.

Aquellos que permanecen en el basurero, hurgan en la basura e incluso comen mascotas callejeras solo para sobrevivir. Incluso los animales del zoológico no están fuera de los límites. La distribución de alimentos y el sistema de agua han sido asumidos por el ejército, una nueva oportunidad para la corrupción masiva y la extorsión. Es una situación horrible.

Y sin embargo, hace apenas unos años, izquierdistas famosos como Michael Moore y Sean Penn y sus aliados políticos, como el senador socialista Bernie Sanders, elogiaron el modelo económico de Venezuela.

El punto es que, por bienintencionado que parezca Obrador, una transformación de este tipo en la frontera de Estados Unidos sería un desastre. Traería potencialmente millones más de refugiados, y posiblemente incluso la guerra civil mexicana.

Tal como están las cosas, compartimos una frontera de 2.200 millas con México, que es nuestro tercer socio comercial. Si la economía de México va hacia el sur, por así decirlo, las cosas en la frontera podrían ponerse feas rápidamente.

Sin duda, la inversión estadounidense y de otro tipo en México se desplomaría. El peso se desplomaría, y la ya atemorizante violencia criminal de México se descontrolaría.

Obrador construyó su atractivo público sobre su reputación de no ser corrupto. Igualmente importante, sin embargo, los votantes también vieron a Obrador como un agente de cambio económico, alguien que se preocupa por las personas promedio.

“En los últimos 20 años, esto incluye al gobierno en el que serví, la economía no ha crecido más de 2 1/2% por año”, dijo el ex ministro de Relaciones Exteriores de México, Jorge Castaneda, a Fox News. “Los mexicanos no encuentran empleos profundos y bien remunerados, no mejoran sus niveles de vida, no extraen a la gente de la pobreza, no estamos reduciendo los niveles de desigualdad que se encuentran entre los niveles más altos del mundo”.

Toda una acusación proveniente de un antiguo funcionario gubernamental de alto nivel, y lamentablemente completamente cierto.

Es una gran razón por la cual al menos 11 millones de mexicanos están en los EE. UU. Ilegalmente, y por qué es probable que en el futuro haya un nuevo impulso bajo las políticas socialistas impulsadas por Obrador.

Alrededor del 12% de los ciudadanos mexicanos hoy en día ya tienen su hogar en los EE. UU. Como refugiados económicos de las políticas fallidas de ese país.

Y, con más de 60 millones de los 130 millones de mexicanos que ahora viven en la pobreza, ese número solo crecerá si la economía se deteriora.

Los mexicanos claramente votaron por el cambio. Pero si van a obtener el cambio que están esperando es otro asunto.

Los gobiernos socialistas tienen una historia, una vez en el poder, de destruir economías incomparables por cualquier otro sistema político.

Ya sea que se trate de la antigua Unión Soviética y las naciones comunistas de Europa del Este, Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Zimbabwe, Nicaragua o cualquier número de otras naciones nominalmente “socialistas”, todos fallan abismalmente.

Sin excepciones.

Obrador puede sentir que tiene un enorme mandato electoral para imponer su visión socialista en un México harto de la vida. En cuanto a los resultados de las elecciones , lo hace.

Con el 54% de los votos en la última cuenta, derrotó fácilmente a sus enemigos.

Ricardo Anaya, quien dirigió una coalición política de derecha-izquierda, terminó en segundo lugar con el 23% de los votos. Los votantes enviaron un mensaje particularmente humillante al alguna vez poderoso partido del PRI, cuyo candidato, Juan Antonio Meade, había esperado suceder al saliente presidente Enrique Peña Nieto. Terminó un triste tercio, con solo el 15% de los votos.

Si las actuales tendencias de votación se mantienen, Morena Party de Obrador también encabezará una coalición con otros dos partidos de izquierda que controlarán la legislatura el próximo año. Con un solo mandato de seis años, el presidente de México tiene poderes inusualmente amplios, por lo que es probable que las políticas de Obrador encuentren poca oposición inicial.

El Factor de Corrupción

Para su crédito, Obrador es uno de los pocos en la política mexicana sin una gran mancha de escándalo. Ha prometido dejar el lujoso complejo mexicano de Los Pinos, el equivalente de la Casa Blanca, y vivir modestamente en el centro de la Ciudad de México.

En un país donde los políticos ven al gobierno como una oportunidad para hacerse rico rápidamente, Obrador parece ser una excepción.

“No hay nada que temer”, dijo AMLO el lunes. “No soy un dictador”.

Esperamos que sea verdad

Pero en la política latinoamericana, los líderes de extrema izquierda a menudo comienzan prometiendo que el gobierno limpio terminará sucio. Ocurrió en Cuba, sucedió en Brasil, sucedió en Venezuela, sucedió en Ecuador, sucedió en Nicaragua.

No es irrazonable pensar que también podría suceder en México. Los países socialistas obtienen resultados socialistas: miseria. Mire a Venezuela. A menos que Obrador vea la luz y persiga políticas económicas moderadas, no espere que México sea diferente.

Maduro felicita a López Obrador

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, apenas se supo la noticia sobre el arrollador triunfo de Andrés Manuel López Obrador en México felicitó al nuevo presidente a través de su cuenta de Twitter, al igual como lo hicieron alborozados el presidente Evo Morales de Bolivia, el expresidente de Ecuador, Rafael Correa y el excandidato presidencial colombiano, Gustavo Petro, entre otros representantes de la izquierda latinoamericana.

Versión original traducida por el Informe.com

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: