Consecuencias para América Latina de la elección de López Obrador

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Fuente: The Economist

Una de las primeras consecuencias negativas de la elección de Andrés Manuel López Obrador en México podría ser el debilitamiento de la coalición que impulsa el retorno de la democracia a Venezuela, tal como lo indica este análisis de la revista inglesa The Economist.

ENTRE los mensajes de felicitación a Andrés Manuel López Obrador por su aplastante victoria en las elecciones presidenciales de México, uno se destacó. Nicolás Maduro, el dictador semiestalinista de Venezuela, declaró con más entusiasmo que coherencia que “abriría las amplias avenidas de soberanía y amistad entre nuestros pueblos”. Cualquier otra cosa que el triunfo de AMLO (como los mexicanos llaman el Sr. López Obrador) puede presagiar, ha proporcionado un estímulo para la izquierda latinoamericana, de todas las variedades, después de haber sufrido una serie de derrotas. Puede cambiar el equilibrio diplomático de la región y ofrecer aliento al régimen de Maduro. Y tendrá una influencia importante en la integración económica de América Latina.

Incluso más que sus planes domésticos, la futura política exterior de AMLO sigue siendo vaga. Tiene un profundo apego por su país y una indiferencia similar a la de cualquier otro país. “La mejor política exterior es la política interna”, dijo durante la campaña, argumentando que un México más fuerte sería más respetado en el mundo. Otros presidentes electos mexicanos han usado la absurdamente larga transición de cinco meses antes de tomar posesión de sus cargos para realizar giras por el extranjero. Después de que ha refinado sus propuestas de política, AMLO planea una vuelta de la victoria en su propio país.

En la oficina, sus prioridades pueden cambiar. A instancias de asesores pragmáticos, durante el año pasado hizo viajes a los Estados Unidos, Europa y América del Sur. Perforce, su manejo del presidente Donald Trump y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte tendrán un gran impacto en su presidencia. La interdependencia con los Estados Unidos es una realidad para México, que envía el 80% de sus exportaciones a través de su frontera norte.

Es en América Latina donde la política exterior mexicana puede cambiar más. Cualesquiera que sean sus fallas, el gobierno saliente del presidente Enrique Peña Nieto ha jugado un papel de liderazgo en dos iniciativas regionales. Uno es el grupo de Lima, una reunión ad hoc de 14 países que intentan restaurar la democracia en Venezuela. La otra es la Alianza del Pacífico, que comprende a México, Chile, Colombia y Perú, que propugna el libre comercio y las políticas económicas liberales.

La postura que tome el Sr. López Obrador sobre estas iniciativas dependerá en parte de cuál de los dos asesores escoja como ministro de Asuntos Exteriores. Marcelo Ebrard, su sucesor como alcalde de la Ciudad de México, es un socialdemócrata de mentalidad moderna. Héctor Vasconcelos, un antiguo partidario de AMLO, fue breve embajador en Dinamarca. Dijo que los problemas de Venezuela son un asunto “estrictamente interno” y que no habría firmado el llamado del grupo de Lima para el restablecimiento de la democracia. Se adhiere a los principios de no intervención y respeto irrestricto a la soberanía que México adoptó durante la guerra fría. “Se trata de una manera de mirar las cosas de los años 60 y 70”, dice Andrés Rozental, un ex diplomático. “Puede que no se retiren [del grupo de Lima], pero su posición sería diferente”.

En el comercio, el Sr. López Obrador tiene una oportunidad. Con Trump empeñado en el proteccionismo y con la Unión Europea inmersa en problemas internos, las mejores esperanzas de América Latina de expandir sus exportaciones se encuentran en Asia y, sobre todo, en América del Sur. Al facilitar la escala y la especialización, una integración regional más profunda no solo impulsaría el comercio sino que haría que las empresas latinoamericanas fueran más competitivas en los mercados globales.

Sin embargo, la red latinoamericana de 33 acuerdos subregionales de comercio preferencial, cada uno con diferentes reglas, está dando rendimientos decrecientes. El comercio intrarregional alcanzó su punto máximo a principios de la década de 2000 y las exportaciones de América Latina han perdido participación en el mercado mundial desde 2012. Un nuevo estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aboga por avanzar hacia un acuerdo de libre comercio en toda América Latina. Casi el 80% del comercio regional ya está libre de impuestos. Según Antoni Estevadeordal del BID, “el gran eslabón perdido” involucra a México y al grupo Mercosur (basado en Argentina y Brasil). La Alianza del Pacífico y Mercosur están sosteniendo discusiones técnicas informales sobre cómo armonizar sus reglas. México y Brasil están negociando para profundizar su acuerdo comercial bilateral.

¿AMLO apoyará estas conversaciones? Las señales son contradictorias. Por un lado, ha hecho ruidos proteccionistas, como decir que México debe producir los alimentos que consume. Por otro, dice que quiere una economía más fuerte, una mayor diversificación comercial y un compromiso más estrecho con el resto de América Latina. “Creo que finalmente comprenderá que [los acuerdos comerciales] no contradicen ninguna de sus posiciones fundamentales”, dice Rozental. Tristemente para América Latina, esa apertura de mente no puede extenderse a la defensa colectiva de la democracia en Venezuela.

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: