Lo que Facebook sabe de tí… y lo que vende

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En este artículo publicado en el sitio web hipertextual.com, pone al descubierto la cantidad de información que la red social tiene almacenada en sus servidores sobre tí y los más de 2000 millones de seguidores que tiene en todo el planeta.

Luego del escándalo desatado por la empresa Cambridge Analytica y el uso que dio a la información facilitada por Facebook durante la campaña electoral de Donald Trump en las elecciones de los Estados Unidos, se han prendido las alarmas en torno a la recolección de información privada por parte de la red, que luego otras empresas utilizan con fines políticos y comerciales.

A continuación el texto del artículo:

No valoramos nuestra privacidad, no somos conscientes de toda la información que hemos cedido a Facebook y apps de terceros sin cuestionarnos el uso que le darán. Esto es todo lo que la red social sabe de nosotros, toda la información que hemos dado y la que venden.

El escándalo de Cambridge Analytica ha hecho despertar conciencias en todo el mundo sobre el tipo de datos que las redes sociales recolectan y lo que pueden obtener apps y servicios de terceros de nosotros.

Detrás de toda red social, aplicación o servicio gratuito hay un modelo de negocio que muy probablemente se sostenga en el uso de nuestros datos para mostrarnos publicidad o para que sean usados por terceros.

Se dice mucho, pero hoy es más vigente que nunca: si es gratis tú eres el producto.

La información que Facebook recolecta de ti cuando te haces una cuenta es bastante detallada y parte importante de esta se vende a terceros, quienes pueden acceder a herramientas publicitarias para dirigir anuncios a grupos extremadamente específicos de personas a quienes probablemente les interese lo que se oferte.

¿Cuál es la información personal recolectada por Facebook?

Es importante entender toda la información que Facebook obtiene de sus usuarios, sí, pero también es vital tener claro que se ha hecho bajo el absoluto consentimiento de cada una de las personas que usan la red social. Todos los detalles de nuestras vidas privadas que hemos cedido a la red social ha sido por decisión propia y conciente.

Empecemos por lo básico: al crear una cuenta nueva, tenemos que rellenar datos mínimos necesarios para crear un perfil, que son: nombre completo, día de nacimiento, sexo, email y teléfono móvil.

Después de eso, al rellenar y “mejorar nuestro perfil”, estamos cediendo:

  • Foto de perfil
  • Lugar de residencia
  • Dónde nacimos
  • Creencias religiosas
  • Ideología política
  • Qué idiomas hablamos
  • Si estamos interesados en hombres o mujeres
  • Dónde trabajamos actualmente
  • Dónde trabajamos en el pasado
  • Dónde estudiamos la escuela, colegio, universidad, máster y/o doctorados.
  • Aptitudes y habilidades profesionales
  • Situación sentimental
  • Familiares, taggeando otros perfiles en Facebook, para que la red social pueda obtener un tejido social cercano
  • Nombres alternativos
  • Acontecimientos importantes como cambios de país, graduaciones, nacimiento de hijos, nuevos puestos de trabajo o empleos.
  • Decenas, centenas o miles de fotografías, muchas de ellas con información adicional entre las que se incluyen:

– Personas que están en la foto

– Dónde se tomó la foto

– Cuándo se tomó la foto

– Modelo de cámara o smartphone con el que se tomó la foto

Además, agrupamos fotos en álbumes a los que ponemos nombre que da información y contexto a la red social de cosas que nos interesan o el tipo de personas que son cercanas, desde un punto de vista social.

Por último, y no menos importante: nuestros amigos. Facebook ha hecho muchísimo esfuerzo en sacar el mayor provecho posible a nuestros círculos sociales, amistades y familiares. Esto es particularmente importante porque facilita la creación de “perfiles sombra”, que explicaremos más adelante.

Todos estos datos se pueden usar para segmentar y dirigir publicidad relevante que se ajuste a gustos y preferencias de las personas, incluyendo ideología política.

Este es un ejemplo de cómo se ve la herramienta de segmentación para crear un anuncio en Facebook que se mostraría a personas de orientación política de izquierdas y sus respectivas sugerencias:

fb-ads-segmentos.png

Recuerda, todos los datos antes mencionados los diste tu, por decisión propia.

También te puede interesar: Zuckerberg: “Cometimos errores y hubo una brecha de confianza con la gente”

Por otro lado, Facebook hace seguimiento detallado de toda la actividad de las persons que tiene un perfil de Facebook dentro y fuera de la red social:

  • Todas las direcciones IPs desde las que te conectas.
  • Tu posición geográfica. Es probable que hayas dado permiso a Facebook de que acceda a los datos GPS de tu smartphone, por lo que es capaz de saber dónde estás, en todo momento.
  • Toda tu actividad en la red social, incluyendo a quién haces like, a quien comentas, fotos en las que te han taggeado, qué tipo de contenido publicas con mayor frecuencia.

Pero más importante que eso es el seguimiento pasivo que Facebook hace de ti. Aunque no te des cuenta, es probable que leas con mayor frecuencia a ciertos amigos o que te detengas a ver videos con más frecuencia que fotos, que le dediques más tiempo a contenido relacionado con, por ejemplo, gatos y menos a cosas que tengan que ver con cocina.

Cada uno de tus pasos y movimientos son registrados por la red social, guardados y ofrecidos como parámetros de segmentación a anunciantes.

¿Qué datos tienen las apps y servicios de terceros?

Facebook permite que apps y servicios de terceros usen tu perfil, previa autorización. Un ejemplo clásico: una juego en tu smartphone te pide hacer login con la red social para guardar tu sesión. O tal vez te diste de alta en Airbnb con tu perfil.

Cada vez que inicias sesión con Facebook estás dando permisos de acceso a tu perfil, y parte de la información antes mencionada, a apps y servicios de terceros.

La cantidad de datos de tu perfil a la que servicios de terceros pueden acceder depende de los permisos que hayas concedido la primera vez que los usaste.

El análisis de datos obtenido de información de Facebook es bastante apetecible para campañas políticas

Generalmente son datos tipo nombre real, email, teléfono, foto de perfil y a veces tu lugar de residencia. Pero hay algunas aplicaciones de terceros que quieren acceder a tu lista de amigos e inclusive a piden acceso a tus intereses o preferencias personales.

No se suelen pedir esos datos por casualidad, sino que contribuyen a bases de datos con las que obtienen inteligencia sobre personas, ya sea para mejorar un producto, tener más conocimiento sobre ciertos grupos de personas y hacer perfiles.

Esas bases de datos también pueden ser vendidas u ofrecidas a empresas que analizan comportamientos, lo cual por si mismo tiene mucho valor. De hecho, una de las principales actividades de Cambridge Analytica es hacer este tipo de cosas que luego son ofrecidas a campañas políticas, como por ejemplo, la de Donald Trump.

Hay una sección de configuración en tu perfil de Facebook donde puedes retirar permisos de acceso a apps de terceros. Es importante que lo revises y tengas perfectamente claro lo que otros pueden ver y obtener de tu perfil.

Perfiles sombra: cuando Facebook sabe quien eres, aunque no tengas una cuenta con ellos

Hay una forma más por medio de la cual Facebook es capaz de recolectar datos sobre personas, inclusive si nunca te has creado perfil en la red social. Se lo conoce como perfiles sombra y funciona de la siguiente manera:

¿Recuerdas la primera vez que instalaste Facebook o Instagram en tu smartphone y este te pidió autorización para compartir tu lista de contactos?

Lo más probable es que hayas dicho que sí, porque así simplificas el proceso de agregar amigos a tu perfil. Pero esa información no solo se usa para relacionarte con personas que conoces, sino para conocer más de esas personas, tengan o no tengan perfil.

Un ejemplo:

Yo me creo un perfil en Facebook y no escribo la dirección de mi casa, porque no estoy interesado en que la red social sepa donde vivo, pero es normal que mis amigos sí lo sepan y guarden el dato en su smartphone.

También es normal que alguno de mis amigos haya cedido el acceso a su lista de contactos con Facebook, los cuales, de forma automatizada, hacen un análisis, crean relación con perfiles ya existentes y si obtienen más datos, los guardan en un perfil sombra. En este caso, la red social obtuvo la dirección de mi casa aún cuando yo no se la he dado.

Faceboo ya sabe dónde vivo y por lo tanto es capaz de mostrarme información relevante, probablemente publicitaria, que descifró por la zona en que vivo, sumado a que ya saben si tengo hijos, si soy soltero o casado y el puesto de responsabilidad que tengo en mi trabajo.

¿Cómo limitar los datos que Facebook —y apps de terceros— pueden obtener?

  1. En tu smartphone retira el permiso que le diste a Facebook de saber tu geoposición en todo momento. Prueba “nunca” o “solo cuando esté usando la app”.
  2. Retira el acceso a Facebook e Instagram a tus contactos.
  3. Revisa la lista de apps de terceros que tienen acceso a tu perfil de Facebook.
  4. Elimina de tu perfil de Facebook cualquier información o detalles innecesarios. Por ejemplo: ¿Es realmente importante que Facebook sepa todos los trabajos que has tenido y las fechas de cada uno de ellos? ¿Es necesario que Facebook sepa quién es tu hermano, primo, tío, padres? Lo más probable es que no.

Tomado de hipertextual.com

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: