Candidatos reconocen triunfo de López Obrador en México

Compartelo
Pin on PinterestShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una encuesta de salida dio una abrumadora ventaja al candidato populista de izquierda Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales de México la noche del domingo, y uno de sus principales rivales admitió la derrota poco después de que las urnas cerraran en todo el país.

La encuesta de Consulta Mitofsky dijo que López Obrador tenía una ventaja de 16 a 26 por ciento sobre su rival más cercano, el conservador Ricardo Anaya.

El candidato que dijo estar en tercer lugar, José Antonio Meade, del gobernante Partido Revolucionario Institucional, reconoció la victoria de López Obrador en un discurso televisado.

“Por el bien de México, le deseo el mayor éxito”, dijo Meade.

López Obrador, más conocido como AMLO, ha dicho que transformará a México si gana esta, su tercera candidatura a la presidencia, y se compromete a derrocar a la “mafia del poder” que, según él, ha saqueado el país y ha gobernado para los pobres.

“Hay mucha desigualdad, mucha violencia en este país”, dijo el votante de López Obrador Hugo Carlos, de 73 años. “Esta situación tiene que cambiarse”.

Las encuestas de salida de Consulta Mitofsky también pronostican claras victorias gubernativas para los aliados del partido Morena de López Obrador en cuatro de las ocho elecciones estatales en la boleta electoral más para el jefe de gobierno en la Ciudad de México. Se pronosticaba que el estado de las tierras altas centrales de Guanajuato iría a un candidato del conservador Partido de Acción Nacional.

Mientras que López Obrador, de 64 años, tenía una ventaja dominante en las encuestas antes de la votación del domingo, le preocupaba a muchos que temen que podría retrasar décadas al país y llevar al desastre con una política económica intervencionista.

“Me preocupa que algunos candidatos hagan propuestas que son imposibles, porque son muy costosas de llevar a cabo”, dijo Juan Carlos Limas, de 26 años, que se alineó en un recinto de la Ciudad de México para votar por Ricardo Anaya, segundo en las encuestas para una coalición de derecha-izquierda.

López Obrador, que emitió su voto el domingo temprano, se ha comprometido a otorgar becas o pasantías remuneradas a los jóvenes, y aumentar los pagos de manutención para los ancianos.

Todos los candidatos están criticando las políticas del presidente Donald Trump contra los inmigrantes y México, pero los votantes se preguntaban quién podría tratar mejor con Trump.

Las elecciones del domingo para puestos en todos los niveles de gobierno son las más grandes de México y se han convertido en un referéndum sobre corrupción, sobornos y otros trucos utilizados para desviar dinero de los contribuyentes hacia los bolsillos de los funcionarios.

Algunos ven esta elección como la mejor oportunidad de López Obrador en la presidencia después de 12 años de campaña casi permanente con su mensaje contra el establishment cayendo en oídos receptivos.

“El régimen corrupto está llegando a su fin”, dijo López Obrador en su evento de campaña final el miércoles. “Representamos la modernidad forjada desde abajo”.

Gran parte de la ira popular se ha dirigido al impopular Partido Revolucionario Institucional del presidente Enrique Peña Nieto, cuyas reformas económicas orientadas al mercado todavía no han beneficiado a muchos mexicanos, y Meade luchó durante la campaña para escapar del rechazo popular al partido.

Anaya trató de aprovechar el voto juvenil con énfasis en la tecnología y las nuevas ideas, pero dividió a su propio partido conservador para tomar su candidatura y no está claro si sus nuevos aliados en el izquierdista Partido de la Revolución Democrática realmente se convertirán en alguien del otro lado del espectro ideológico.

El domingo fue la primera vez que un candidato independiente aparece en la boleta.

Jaime “El Bronco” Rodríguez luchó por llamar la atención con una campaña de “hombre común” montada a caballo y lanzando bombas de política como su propuesta de cortarle la mano a los funcionarios públicos sorprendidos robando. Sin la gran maquinaria del partido, fue una batalla cuesta arriba.

También es la primera vez que los mexicanos que viven en el extranjero pueden votar por las elecciones a boca de urna como los senadores. Más de 181,000 votos recibidos y los 97,000 que recibió el Instituto Nacional Electoral el viernes por la mañana ya duplicaron lo que obtuvieron en 2012.

Al emitir su propio voto, Peña Nieto prometió trabajar con quien gane en la transición.

“El presidente de la República y su gobierno serán absolutamente respetuosos y apoyarán a las autoridades elegidas”, dijo Peña Nieto a la prensa.

En las dos derrotas presidenciales previas de López Obrador, alegó fraude. En su primera derrota, por apenas 0,56 por ciento al conservador Felipe Calderón en 2006, sus partidarios realizaron protestas de varios meses en la Ciudad de México y se refirió a sí mismo como “el presidente legítimo”.

Sus aliados advirtieron incluso antes de la votación presidencial del domingo que es mejor que no haya ningún negocio divertido.

Aún así, la votación fue en general pacífica, aparte de las quejas habituales sobre algunos centros de votación con personal voluntario que se abren tarde.

El titular del instituto electoral del país, Lorenzo Córdova, dijo que la votación se estaba llevando a cabo “pacíficamente, sin grandes incidentes”, y que solo cuatro de los 156,807 centros de votación no se abrieron.

El sábado, el partido de la Revolución Democrática dijo que cuatro de sus miembros fueron asesinados en el Estado de México, al oeste de la Ciudad de México, al tratar de evitar que el partido gobernante entregue bienes a posibles votantes.

El gobierno del norteño estado de Chihuahua informó que tres personas fueron arrestadas en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez por presuntamente intentar comprar votos para un partido político anónimo.

Y en el estado de Michoacán, los centros de votación en algunas aldeas fueron cancelados después de que algunos habitantes dijeron que no querían elecciones que involucraran a partidos políticos, de los cuales desconfiaban. Algunas boletas fueron robadas y quemadas en la ciudad de Nahuatzen para evitar la votación.

En la ciudad de Tijuana, al noroeste de la frontera, el ingeniero de 29 años Jorge Serrano Martínez dijo que votó por López Obrador porque quería “dar la oportunidad a otro partido político de hacer cosas diferentes”.

“No está vinculado a ningún acto de corrupción y tiene una historia como luchador social”, dijo Serrano. “Creo que es el menos corrupto de todos”.

Las escritoras de Associated Press Maria Verza y ​​Andrea Rodriguez en la Ciudad de México y Nancy Moya en Tijuana contribuyeron a este informe “.

Traducción de The Time 

Articulos que te pueden Interesar:

Comenta esta Publicación: