icon Venezuela
Inicio   |   Administrador   |   Contacto
Última actualización: 21 Julio, 2017 6:20 PM

webcomunicacion0

10 enfermedades que te puede transmitir tu mascota
Publicado el: 8 Enero, 2017 Hora:2:10 PM

Son uno más de la familia, pero, sin el control adecuado, las mascotas pueden convertirse en una fuente de enfermedades. Según la OMS, tres de cada cuatro nuevas infecciones proceden de los animales.

Toxoplasma: el parásito que puede llegar al feto

El enemigo número uno entre las embarazadas que conviven con un gato es la toxoplasmosis. Durante los meses de gestación, han de manipular la mascota con cuidado, para prevenir una infestación que puede derivar en malformaciones e incluso en abortos. Para tranquilidad de las futuras madres, hay que decir que esa situación solo se da en casos extraordinarios, cuando el parásito que la provoca, el Toxoplasma gondii, atraviesa la barrera placentaria e infecta al feto. El contagio puede ser instantáneo al tocar las heces del animal enfermo cuando se manipulan inadecuadamente los areneros y las cajas de excrementos de la mascota. Los síntomas más comunes son la inflamación de los ganglios linfáticos de cabeza y cuello, fiebre y dolores de cabeza, garganta y músculos. Leídos de un tirón pueden provocar alarma, pero no hay motivo para ella, pues la toxoplasmosis suele ser una dolencia leve, aunque, eso sí, puede reaparecer. La mejor medida contra el contagio es la prevención. La persona encargada de limpiar el arenero del gato ha de enfundarse previamente unos guantes, a ser posible, desechables. Y, tras acabar con esta tarea, debe lavarse las manos. Por precaución básica, las embarazadas y las personas inmunodeprimidas es mejor que deleguen la tarea.

¡Atentos a los arañazos gatunos!

Si tu minino está cuidado, sus zarpazos no pasarán de ser unas caricias más o menos molestas. Si no, sus uñas pueden convertirse en el mejor aliado de la bartonelosis, una infección producida por la bacteria Bartonella henselae. Aparte de arañazos y rasguños, el germen puede desembocar en el ser humano a través de las mordeduras, así como de la saliva del animal al entrar en contacto con la piel o las superficies mucosas de la nariz, la boca y los ojos de su dueño. Los síntomas se manifiestan en ampollas en el lugar de la lesión, fatiga, fiebre, dolor de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos cerca del foco de la infección y malestar general. Por lo general, la enfermedad del arañazo del gato no es grave y suele remitir sin tratamiento médico. Si no, hay que tomar un antibiótico. Cortar las uñas del felino con regularidad, desinfectar instantáneamente cada lesión y lavarse las manos después de tocar al animal son el mejor antídoto preventivo contra una dolencia que puede calificarse de emergente, a pesar de lo fácil que sería desterrarla para siempre.

La fiebre de los conejos

Conejos, roedores y, en España, sobre todo, topillos. Estos son los reservorios más comunes de la tularemia, una enfermedad ocasionada por la bacteria Francisella tularensis que pasa al hombre por contacto con animales enfermos u otros agentes infectados, como garrapatas y moscas, o por la ingesta de carne o agua contaminadas. Algunas personas pueden llegar a tener neumonía después de inhalar la tierra o los vegetales infectados. A pesar de los controles, cada vez se producen más casos. Como explica Elías Rodríguez, catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de León, “la OMS no solo considera emergentes las enfermedades graves descritas por primera vez, sino también aquellas que incrementan su presencia en zonas o en hospedadores nuevos, las que aumentan su gravedad o las que manifiestan nuevos tipos de transmisión”.

Muy Interesante

Comenta esta Notícia:

Taller-Gercar

Terreno-Palmira3

www.el-informe.com | © 2017 Todos los derechos reservados