icon Venezuela
Inicio   |   Administrador   |   Contacto
Última actualización: 16 Agosto, 2017 6:40 PM

webcomunicacion0

El repliegue necesario
Publicado el: 4 Agosto, 2017 Hora:12:17 PM

La celebración del fraude Constituyente el pasado domingo marca una nueva fase en la lucha contra la tiranía. A pesar de no contar con apoyo popular, el régimen tratará de tomar medidas para cambiar las reglas del juego y continuar en el poder. Esto implica hacerle cambios sustanciales a la actual Constitución para adecuarla al modelo de Estado chavista, y hasta darse la prerrogativa de asumir funciones de gobierno en forma transitoria.

Una Asamblea Constituyente, electa en forma fraudulenta y sin apoyo popular, tampoco logrará respaldo para su producto final. La nueva Constitución que de allí salga, será solo la expresión sectaria del dogmatismo chavista impuesta sobre el resto de la sociedad por gracia de la traición militar a los valores de la república. Al tratar de aplicar este modelo por la fuerza, se creará una crisis que no será posible superar sin un conflicto armado.

Esta nueva coyuntura que apenas inicia, obliga a analizar el balance de lo que se ha logrado, lo que ha costado, y las perspectivas de la lucha por la democracia en el corto, mediano y largo plazo.

Hasta ahora, la Mesa de la Unidad Democrática ha mantenido el monopolio del liderazgo opositor. Esta dirección política está obligada a hacer una pausa, aunque sea por unos días, y rendir cuentas de lo que ha hecho y cómo ha administrado la confianza que se le ha entregado. No se puede seguir descendiendo en un tobogán de improvisaciones, sobre todo ahora que la dinámica de la lucha política deja de ser electoral y entra en un terreno totalmente desconocido para todos nosotros.

La MUD no logró superar sus contradicciones internas ni las impuestas por su propia naturaleza de alianza electoral para lograr la causa libertaria. Esto no es decir que es culpa de la MUD que el régimen haya impuesto su Constituyente. Más bien es decir que lo que hizo la MUD no fue suficiente para lograr detener el fraude Constituyente y, por consiguiente, derrocar al régimen tirano.

Pero ese es un debate que se tiene que dar en el seno de la MUD para rendir cuentas de la misión que le entregaron más de 7 millones de venezolanos y que no pudo cumplir. Tratar de negar ese debate con el argumento de que divide a la Unidad, no ayudará a encontrar el camino más eficiente para salir de la dictadura.

Por otra parte, los grupos que se definen como “resistencia” tienen que calibrar su papel en esta nueva fase. Desde el principio esta ha sido una guerra asimétrica, donde las armas están de un solo lado. Esto ha llevado no a una guerra civil, sino a una masacre de civiles donde los valientes jóvenes de la resistencia y ciudadanos comunes han perdido sus vidas. Pero lamentablemente, aunque esta lucha épica haya mantenido activada la calle, tampoco fue suficiente para derrocar al régimen. La lucha desigual y su sangriento resultado han levantado la condena mundial, pero no hizo retroceder a la dictadura en su brutalidad y saña.

La resistencia también tiene que reevaluar la táctica de enfrentamiento a cielo abierto con las fuerzas represivas, y cambiar a métodos que no expongan innecesariamente las vidas de sus guerreros.

Para el ciudadano común que es víctima del fuego cruzado del fanatismo político, también se inicia una nueva fase marcada por la incertidumbre. Sobre todo, para quienes irse del país no es una opción. ¿Qué hacer ahora? ¿Cómo derrocar a la dictadura? ¿Cómo vivir en un país en caos y sin instituciones? ¿Cómo proteger la vida sin que eso se interprete como un acto de agresión al Estado represor?

Es difícil, casi imposible, tratar de responder a estas preguntas si seguimos haciendo lo mismo que hasta ahora, como si nada hubiese cambiado. Es preferible detenerse por unos días a reflexionar y meditar lo que hemos hecho y hacia donde en realidad queremos ir. Más aún debemos reconciliar nuestras convicciones y decidir si estamos luchando por una simple transición de gobierno o por la ruptura con el modelo de Estado chavista y su Constitución.

La idea bien intencionada de mantener una tisana electoral como dirección política de la oposición, ha probado ser un desastre a la hora de establecer una agenda común de lucha política y una estrategia de poder coherente. Y es que ganar unas elecciones en un sistema autoritario permisivo no es igual a organizar la lucha ciudadana para derrocar un modelo de gobierno tirano.

Parte del balance del resultado y las perspectivas de la lucha por la democracia y la libertad en Venezuela hasta ahora debe incluir un proceso de sincerar las posiciones políticas de cada uno de los factores de la Unidad. Lo deseable es que este debate abra paso a una nueva alianza política y social más amplia, que refleje los intereses de la sociedad, y no los de las agendas particulares de cada partido o de cada precandidato.

Esta nueva formación no debe actuar como camisa de fuerza sobre la sociedad para “encauzar” la lucha democrática. Más bien debe potenciar las energías que ya están latentes en la calle con el objetivo de acumular fuerzas y cambiar la correlación para desmontar el modelo de Estado chavista que nos ha traído a este caos. Para decantar todo esto, es necesario un repliegue táctico, temporal. Hay momentos en la vida y en la historia que hay que hacer una pausa para luego seguir avanzando. Este es uno de ellos.

Humberto González Briceño

@humbertotweets

Comenta esta Notícia:

Terreno-Palmira3

www.el-informe.com | © 2017 Todos los derechos reservados